Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 1:14 AM UTC, Jan 26, 2022

"Genealogía de Jesucristo..." (Mt 1:1-17): historias de la Historia del Mundo

Recuerdo que cuando era pequeño, y el párroco de mi parroquia leía este pasaje del Evangelio, los niños que estábamos en la iglesia sonreíamos: nos parecía divertida esta larga "letanía" de nombres, en su mayoría incomprensibles y hasta un poco ridículos.

Con el tiempo comprendí que esta "letanía" no es más que una clara imagen de la humanidad, dispersa en el tiempo y en el espacio, formada por hombres y mujeres diferentes, y no tan distantes de nosotros: reyes y gente común; hombres llenos de sí mismos, fascinados por el poder y gente humilde; justos e injustos; santos y pecadores; gente interiormente complicada y gente pura de corazón.

En su diversidad, hay sin embargo un aspecto que los une a todos: ¡todos tienen la capacidad de generar! El verbo generar - como sabemos - no expresa un acto trivial. "Generar" es la manera de existir de Dios y es la primera llamada que el hombre recibió, para que cada uno, con su propio cuidado y trabajo, pudiera continuar la misma obra de Dios, la creación: "Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra y sometedla; señoread los peces del mar, las aves de los cielos y todo ser viviente que se arrastra sobre la tierra" (Gn 1, 28).

El hombre capaz de generar es, por lo tanto, el hombre que expresa su deseo incurable de realización, independientemente de cómo sea, de lo que sabe hacer, de lo que ha sido capaz de hacer. Un deseo que Dios, por otra parte, no acabará en la decepción: Jesús está ahí, en el fondo, o mejor, en la parte superior de las historias de todos y cada uno de nosotros, sólo para recordarnos que todos nuestros esfuerzos en el intento de generar la imagen de Dios en nosotros, no se perderán. Si no hay nada más, será Él, desde la posición elegida, la que hay entre el hombre y Dios, para añadir y completar el camino que todo ser humano no habrá sido capaz de completar.

Pero también hay un segundo aspecto, que el tiempo me ha permitido entender. Es una verdadera extrañeza, que a menudo contradice una cierta forma eclesial de hacer las cosas, por la que los que cometen errores son a menudo relegados al olvido del silencio. En la larga lista de los antepasados de Jesús, de hecho, también hay personas que son moral y legalmente cuestionables, que la Escritura - yo diría incomprensiblemente - no hace nada para ocultar. Realmente parece que Dios no tiene archivos secretos en los que confinar la fealdad y las injusticias de la humanidad. Las deja allí, bajo los ojos de todos y sobre todo bajo sus propios ojos, para no olvidar que mirar al hombre principalmente a través de las gafas de la ley, del bien y del mal, de lo bello o lo feo, de la eficiencia, es al final una gran tentación. En verdad todo hombre tiene derecho, en primer lugar, a ser mirado, no con "gafas", sino con los "ojos" de ser un hijo y por lo tanto de ser amado, porque un hijo, sea como sea, está siempre hecho para ser amado. Dios nos mantiene a todos a la vista, porque todos necesitamos ser amados, en paz con los que piensan que en la vida debemos o podemos sólo dar: ¡en la vida no hay fenómenos. El hombre -nos recuerda Benedicto XVI- no sólo puede dar, sino que también debe recibir (Deus caritas est 7)

A este respecto, me gusta recordar lo que un joven cantautor italiano contemporáneo escribió en una de sus canciones sobre cómo se hace el hombre: "¿Alguna vez has hecho el amor con los ojos? Lo he hecho, leí en ellos, y vi todos los miedos dentro de un globo, que estaban a punto de estallar, pero mi mano, apretada a la cuerda, ese día, los soltó" (Matteo Faustini, Nel bene e nel male). En la belleza que cada hombre es, hay también muchos globos llenos de sus propios miedos, incertidumbres, resistencias, complejidades, todos sostenidos en las manos de cada uno y tal vez listos para estallar. Globos que están ahí, a menudo a merced de los acontecimientos, difíciles de controlar, y sin embargo siempre esperando tímidos gestos de amor paternal y fraternal para dar a sus "carceleros" la fuerza bendita de abrir por fin  sus manos y ser llevados lejos.

Fra. Piero Vivoli Ofm Cap, Economo Generale, Curia Generale